Saltar al contenido

El improductivo paso por el Barcelona de Douglas Pereira

24 febrero, 2018

El lateral brasileño, un mal fichaje

Uno de los lastres que arrastra el FC Barcelona desde hace unos cuantos años se llama Douglas Pereira (27). Fue el 27 de agosto de 2014 cuando el conjunto blaugrana anunciaba la llegada del lateral derecho, procedente del Sao Paulo, a cambio de 4 millones de euros. Desde entonces, el jugador ha sido un problema, año tras año, en el seno barcelonista. Ya que si había algunas expectativas, éstas no se han cumplido en ninguno de los casos.

De hecho, en el acuerdo con su anterior club había 1,5 millones de euros en variables según los partidos que disputase Douglas con la zamarra culé que, como es obvio, no se han cumplido. El defensa llegó al Camp Nou ante la posible salida de Dani Alves pero jamás convenció a nadie.

Sin minutos

La temporada 14/15, a las órdenes de Luis Enrique, jugó la friolera de 70 minutos en Liga (ante el Málaga, 0-0 en el Camp Nou, jornada 5), se pasó lesionado varias semanas y fue convocado, pero no jugó en la jornada 27 ante el Eibar. Ese mismo curso, en Copa, tuvo más protagonismo en las fases iniciales. En dieciseisavos jugó ante el Huesca y en octavos disfrutó de 28’ en la vuelta ante el Elche. En Champions, fue convocado en dos ocasiones, pero poco más.

La campaña siguiente, la 15/16, fue todavía más lamentable en cuanto a participación: 12 minutos en la jornada 8 de Liga ante el Rayo Vallecano (5-2 ganó el Barça) fue a lo que se redujo su participación. Douglas se pasó buena parte de la temporada lesionado y cuando no, recuperándose. Por entonces, Dani Alves seguía fijo en el flanco derecho de la defensa y Sergi Roberto se estaba adaptando a la que posteriormente terminaría siendo, casi casi, su posición habitual.

Viendo que las oportunidades de triunfar en el Estadi brillaban por su ausencia, Douglas recibió aceptar, casi a regañadientes, una cesión al Sporting de Gijón el pasado ejercicio, el 16/17. En Asturias volvió a disfrutar del fútbol aunque, eso sí, tuvo un inicio complicado. Le costó entrar en el equipo de Abelardo pero terminó asentándose siempre que las lesiones se lo permitían. En Liga terminó jugando 1.718 minutos repartidos en 21 partidos, y marcando 3 goles que, lamentablemente, no evitaron el descenso del cuadro gijonés a Segunda División.

Su discreta temporada en El Molinón no le dio para ganarse un puesto en la plantilla barcelonista el pasado verano. Además de Sergi Roberto y Aleix Vidal, el fichaje de Nelson Semedo le cerraba las puertas del equipo de Ernesto Valverde. Así que visto que no le fue tan mal fuera del Barça, volvió a aceptar ser el sustituto de Semedo… en el Benfica. Douglas tenía ante sí la mejor oportunidad para resarcirse en un grande de Europa que parecía dispuesto a confiar en él. Pero no.

Su segunda cesión, esta vez en Portugal, no ha sido beneficiosa para el jugador, con presencia testimonial en el cuadro lisboeta. 90 minutos en la victoria ante el Chaves, el pasado 20 de enero, es el bagaje que acumula Douglas este curso en la Liga NOS. Más suerte tuvo en Champions, donde completó tres partidos con tres derrotas ante el Manchester United (tanto ida como vuelta) y Basilea. En Copa, con dos apariciones y en la Taça CTT, con otra más, completan su paso por Da Luz.

Asensio costaba lo mismo

Aseguran que el Benfica quiso cancelar la cesión de Douglas el pasado mes de enero y que el Barcelona se negó en rotundo. Nadie parece querer a un jugador que despertó serias dudas desde su llegada, hace cuatro años. Su llegada, además, coincidió con la negativa culé a fichar a Marco Asensio por los 4,5 millones de euros que exigía el Mallorca entonces (su cláusula). Una mala jugada del a la sazón director deportivo, Andoni Zubizarreta, que es imposible olvidar viendo las evoluciones de uno y otro.

Si nada cambia, Douglas regresará el próximo 1 de julio a la disciplina barcelonista en el que al fin, será su último curso como culé. Termina contrato en 2019 y la idea del Barcelona no es otra que abrirle las puertas de par en par y ofrecerle la carta de libertad. Descartada la opción de compra que tenía el Benfica, valorada en 1,8 millones si el lateral disputaba la mitad de los encuentros hasta diciembre, y a sabiendas que no verán un duro por él, la intención no es otra que acordar con Douglas la rescisión del contrato. Hasta entonces, habrá que ver si añade algún minuto más a su improductivo paso por el campeonato portugués.

Culé desde que tengo uso de razón. Apasionado del periodismo, de las letras, de Guardiola y de Ibrahimovic. Redactor de FCB Fichajes.